57 312 5225639 jcollins@verticesas.com
Poniendo las personas en el centro de la transformación

Luis Rodriguez

junio 20, 2020

Al hacer la transición hacia el trabajo remoto, los líderes deben priorizar el desarrollo de límites y pautas claros, es decir, ayudar a los empleados a delinear su disponibilidad y los límites con su vida privada: cuándo estarán trabajando, cómo pueden ser contactados para diferentes necesidades y en esta situación tan particular, otros temas puntuales tales como abordar desafíos personales como el cuidado de niños y personas enfermas. Esta recomendación no solo establecerá expectativas claras para todos los miembros del equipo, sino que también evitará que los trabajadores más ambiciosos se sobrecarguen, lo que a largo plazo podría generar una pérdida de la motivación, enfermedades asociadas al estrés, burnout, accidentes y por lo tanto, de la productividad [2].

Por otra parte, si bien la comunicación siempre es esencial cuando se trabaja de forma remota, esto no se limita a reuniones, sino que se refiere también a hablar directamente con cada uno de los miembros del equipo. Según un estudio descrito en la revista Harvard Bussiness Review (Joseph Grenny & David Maxfield, 2017), el 46% de los trabajadores remotos dijo que los mejores líderes son aquellos que son buenos oyentes, comunican confianza y respeto, preguntan sobre la carga de trabajo y el progreso sin llegar al punto de la micro gestión o micromanagement, el cual puede llegar a genera ansiedad en sus colaboradores.

Contenido Relacionado.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CategoriasGeneral
Etiquetas